Historia

1500-1800

El espacio geográfico en donde hoy se encuentra asentada nuestra ciudad era parte de los diversos sitios que los nativos kumiai frecuentaban según sus necesidades alimenticias y climáticas.

Alrededor del año 1829, ese mismo paraje, localizado en una amplia cañada sobre el río Tijuana y rodeado de múltiples cerros, lomas y cañones, fue otorgado bajo el nombre de "Tía Juana" al militar y político californiano Santiago Argüello Moraga a través del jefe político del Departamento de las Californias, José María Echeandía. Años después, se denominó el 11 de julio de 1889 como la fecha oficial de la fundación de Tijuana y tal efeméride fue promovida por el VIII Ayuntamiento en el año 1976.

El inicio del asentamiento urbano

A principios del siglo XX, Tijuana no era más que un pequeño pueblo de sólo 245 habitantes. La única zona poblada era la Zona Centro de la ciudad y la avenida principal, la calle Olvera (hoy conocida como Avenida Revolución). En un lapso de tiempo relativamente corto, Tijuana ha crecido tanto que se ha convertido en una de las ciudades más importantes y dinámicas no sólo de México, sino del mundo. Según los últimos datos estadísticos, la población está entre 1,5 y 2,3 millones, por lo que consideramos que Tijuana es una tierra de progreso, en la que todos los días, con trabajo duro, responsabilidad y honestidad, sus ciudadanos contribuyen a hacer de esta ciudad un lugar único en muchos sentidos.

En 1889 comenzó la creación urbana de la ciudad de Zaragoza (Tijuana), cuando los herederos de Santiago Argüello y Agustín Olvera, hicieron un acuerdo en donde se establecieron las bases para el desarrollo de la población actual. Este acto tuvo lugar el 11 de julio de ese año, fecha en que, décadas más tarde, durante el II Simposio de Historia en 1975, fue declarada como el día de la fundación de esta joven ciudad.

Desde sus inicios, Tijuana vio una oportunidad en el turismo; desde finales del siglo XIX y las primeras décadas del XX, hubo un cruce constante de residentes de California hacia el sur de la península con fines comerciales, debido a sus atributos locales.

En 1911, acontecimientos históricos que pocos conocen, como la invasión de la ciudad y la defensa del territorio nacional, dieron vida a la heroica Tijuana. Entre 1915 y 1917, la exposición Panamá-California, en San Diego, atrajo a un gran número de visitantes; al otro lado de la frontera, en Tijuana, se llevó a cabo la Feria Tradicional de México para atraer también a esos turistas, dicha feria incluía artesanías, cocina regional, baños termales, carreras de caballo y peleas de box. Con este evento, nuestra ciudad se ubicó en el mapa como un punto turístico de interés.